Ciclo de cine "Con alas enormes"

Creado el

21/02/2018 - 11:42

Autor

Sergio Raynoldi

Título

Ciclo de cine "Con alas enormes"

El Gobierno de Reconquista invita a sumarse al ciclo de cine “Con alas enormes”, que tendrá proyecciones gratuitas en el andén de la Estación de Trenes. Este jueves 22 de febrero, desde las 20:30 horas, se proyectará “Un señor muy viejo con unas alas enormes”, de Fernando Birri.

galeria para post

Imagenes

El Gobierno de Reconquista invita a sumarse al ciclo de cine “Con alas enormes”, que tendrá proyecciones gratuitas en el andén de la Estación de Trenes. Este jueves 22 de febrero, desde las 20:30 horas, se proyectará “Un señor muy viejo con unas alas enormes”, de Fernando Birri.

“El ciclo apunta a reivindicar algunas de las luchas emprendidas en distintos planos, casi siempre, atravesadas por una etapa de la existencia que suele estar relegada al confinamiento o el abandono”, sostiene la invitación.

“Apuntamos a esos futuros efímeros planeados y ejecutados desde la resistencia, desde la obstinación, esa mañosa terquedad que maduramos con el tiempo y que se niega a rendirse. Queremos rescatar esa hidalguía que suele catalogarse de inmadurez o idealismo -en la peor de sus acepciones- y que solo se carga a la juventud, como si tener menos años fuera un valor intrínseco”, explicó el Prof. Marcelo Cena, director del Archivo Histórico Municipal, que funciona dentro del Paseo del Bicentenario.

El arte y la realidad

Fernando Birri iba a filmar el cuento del ángel, de García Márquez, y me llevó a ver los escenarios. En la costa cubana, Fernando había fundado un pueblito de cartón y lo había llenado de gallinas, de cangrejos gigantes y de actores. Él iba a hacer el papel principal, el papel del ángel desplumado que cae a tierra y queda encerrado en un gallinero.

Marcial, un pescador de por allí, había sido solemnemente designado Alcalde Mayor de aquel pueblo de película. Después de la formal bienvenida, Marcial nos acompañó.

Fernando quería mostrarme una obra maestra del envejecimiento artificial: una jaula destartalada, leprosa, mordida por el óxido y la mugre antigua. Esa iba a ser la prisión del ángel, después de su fuga del gallinero. Pero en lugar de aquel escracho sabiamente arruinado por los especialistas, encontramos una jaula limpia y bien plantada, con sus barrotes perfectamente alineados y recién pintados de color oro. Marcial se hinchó de orgullo al mostrarnos esta preciosidad.

Fernando, mitad atónito, mitad furioso, casi se lo come crudo:

- “¿Qué es esto, Marcial? ¿Qué es esto?”

Marcial tragó saliva, se puso colorado, agachó la cabeza y se rascó la barriga. Entonces confesó:

-“Yo no podía permitirlo. Yo no podía permitir que metieran en aquella jaula cochina a un hombre bueno como usted”.

Eduardo Galeano. “El Libro de los Abrazos”.

Fuente: 
Avellaneda24